Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, estás aceptando nuestra política de cookies. Pero puedes cambiar la configuración en cualquier momento. Más información

Aceptar

Turismo y Animales

Avistamiento de cetáceos

El turismo dirigido al avistamiento de cetáceos es una elección turística en alza. Si se gestiona correctamente, este tipo de actividad es una extraordinaria herramienta para la educación ambiental, la mejora de las poblaciones locales y un impulso crucial en la promoción e investigación científica de mamíferos marinos.

Debido al interés creciente por esta actividad, existen numerosas asociaciones que han firmado acuerdos que desarrollan guías y códigos de buenas prácticas. Desde 2004, ACCOBAMS (Acuerdo de Mónaco para la Conservación de los Cetáceos del mar Negro, el mar Mediterráneo y la Zona Atlántica Contigua) lleva desarrollando un acuerdo de colaboración con diferentes operadores para la obtención de un certificado de avistamiento responsable.  

Este tipo turismo requiere de unas medidas de precaución extremas. Una mala práctica en el avistamiento de cetáceos puede provocar colisiones que pongan en peligro la vida del animal y la de aquellas personas a bordo de la embarcación. Los animales pueden alterar su comportamiento si son molestados por nuestras actividades. Si los cetáceos se inquietan o no muestran interés en estar cerca del barco, se pueden observar cambios de conducta. Siempre debemos dar tiempo y espacio a los animales.

Si planeas realizar este tipo de actividad en tus vacaciones, asegúrate antes del código de conducta del operador con el que contrates tu salida. Aquí puedes encontrar la normativa vigente en España relativa a la protección de cetáceos en aplicación de la Directiva Habitats para la conservación de los Hábitats Naturales y de la Fauna y Flora Silvestres.[1]

 

El avistamiento de cetáceos deberá respetar siempre los siguientes puntos:

  • Respetar siempre la distancia de mínima de seguridad (100 m). Los acercamientos deben ser lentos y pausados. Lo ideal es acercarse en paralelo por la parte traserera, posicionando el barco en la misma dirección del viento.
  • No estar con los animales mucho tiempo (se sugiere un máximo de 30 minutos). Si se observan cambios en el comportamiento o signos de molestias, alejarse lentamente y en silencio.
  • No rodear ni navegar alrededor de un grupo. Corremos el peligro de separarlo o dispersarlo, algo especialmente peligroso cuando hay madres y crías. No entrar nunca en un grupo de delfines para provocar que naden sobre las olas provocadas por el barco.
  • En ocasiones, los animales podrían acercarse al barco. En estos casos los motores deben ponerse en posición neutra y no propulsar el barco hasta que no estén lejos de la embarcación. Si el animal se acerca al barco para nadar delante de su proa, mantener un rumbo y velocidad constantes.
  • Las avionetas o helicópteros deberán abandonar el lugar de avistamiento si los animales se sumergen repetidamente o aumentan su velocidad.
  • Se requiere siempre la presencia de un responsable que controle la ubicación de todos los animales en todo momento, asistiendo al operador del barco.
  • Mantenerse alejado de las ballenas cuando se están alimentando.
  • No es recomendable la presencia de más de una embarcación a la vez. En caso de que ocurra, no más de 2 barcos o 4 barcas pequeñas. La comunicación y coordinación entre ellas deben ser constantes.
  • Asegurar la coordinación de los acercamientos para evitar acorralar cetáceos, crear un "túnel" de embarcaciones o atravesar sus rutas de viaje.
  • Tener en cuenta la geografía local - nunca acorralar a los animales entre el barco y la costa.
  • Evitar cambios de dirección repentinos y repetidos, el uso excesivo del motor, las maniobras y los cambios de marchas y de velocidad cuando se está cerca de los mamíferos marinos.
  • Si un barco sobrepasa la distancia mínima recomendada deberá retirarse a una velocidad lenta, constante y que no produzca oleaje, hasta llegar a los 100m de distancia. Se debe tener en cuenta que las ballenas pueden salir a flote de imprevisto
  • Muchos de estos mamíferos, especialmente las ballenas, muestran movimientos de cola o de aletas cuando están sociabilizando entre ellos y pueden no ser conscientes de los barcos. Mantener la distancia.
  • Las ballenas jorobadas, por ejemplo, emiten burbujas bajo el agua cuando antes de salir a comer a la superficie. Evitar estos espacios.
  • Emitir un ruido periódico puede ayudar a las ballenas a conocer nuestra posición y evitar colisiones con los barcos.
  • Estarse callado y minimizar el movimiento de los pasajeros en pequeñas embarcaciones durante los encuentros cercanos.

 

Empresas de avistamientos responsables en España

Turmares

Associació Cetàcea

Cétaceos & Navegación

Bonadea II

Ver Ballenas

Oxytours

 

[1] Los anexos II y IV de la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo incluyen al delfín mular (Tursiops truncatus) y a la marsopacomún (Phocoena phocoena) como animales de interés comunitario para cuya conservación es necesario designar Zonas Especiales de Conservación, y al resto de los cetáceos como animales de interés comunitario que requieren protección estricta.

 

Política de cookies